Cerro Pan de Azucar

07.02.2017

Quien ha ido a Piriapolis indudablemente ha visto de fondo el majestuoso Cerro Pan de Azúcar. Este cerro es uno de los más grandes que tiene el Uruguay entero, a su vez es de los pocos que se puede subir y realizar durante su trayecto varias actividades.

Entre otras cuestiones tiene una hermosa reserva de animales con una gran variedad de fauna autóctona y una gran estación donde se realizan crías que es reconocida en todo el mundo. 

En su punto más alto se encuentra la mítica Cruz vinculado a la religión católica. Esta cruz mide nada más y nada menos que treinta y cinco metros de alto y veinte cuatro metros de largo.

Como les indicaba recién este cerro es uno de los más altos en el Uruguay, la altura estimada pasa los 295 metros lo que hace de este Pan de Azúcar un referente en todo Piriapolis, por si fuera poco arriba tiene la cruz. 

Ahora bien, este cerro se puede subir caminando y en auto, lo mejor lo que les recomiendo en caso que puedan hacerlo es subirlo caminando. 

La experiencia de ver animales, contacto con la fauna y la tranquilidad, además de sumarle la gran sensación de terminar el trayecto en el punto más lindo, con una gran vista de todo Piria y con la gratificación de haber llegado a la meta.

Como característica fundamental y aporte si se quiere a la ciudad de Piriapolis, el cerro tiene todo un revestimiento de piedra, Don Francisco Piria en el momento de pensarse en hacer la ciudad, tomo de este cerro gran cantidad de piedra para armar la ciudad. 

Entre otros lugares que se hicieron en base de estas piedras es la mítica rambla piriapolense.

Como información adicional quiero comentarles sobre el origen de la cruz que se ubica en su parte más alta. 

En el año 1933 se pensó la idea o empezó a forjarse la idea de llevar una cruz a ese punto. La realización de esta cruz fue a cargo de dos arquitectos, De Armas, Aberico Isolla. 

Esta cruz está hecha en base a cemento armado, mide más de 30 metros de alto y unos 24 metros de largo. El día 27 de noviembre de 1938 dicha cruz fue bendecida por el Monseñor Aragone aprovechando el tercer congreso eucarístico nacional.